Comunicado de Prensa

Para Divulgación Inmediata:

February 21, 2019

Enlace de Prensa:

Lidia Amoretti

lidia.amoretti@jhsmiami.org

305-801-6556

Futura Madre Con Una Anomalía De Implantación Placentaria Que Amenazaba Su Vida Es Salvada Por Equipo Multidisciplinario En Jackson Memorial Hospital

Nuevo tratamiento fue utilizado para salvar a la madre de Parkland de morir desangrada después del parto

Quiénes:

Dr. Freddy Montero, Obstetra Ginecólogo de UHealth
Dr. Matthew Schlumbrecht, Oncología Ginecológica, Sylvester Comprehensive Cancer Center
Dra. Natalia Echeverri, Residente de Obstetricia Ginecología del Jackson
Dra. Cristina Navarrete, Neonatologa de UHealth
Antwuanette Hope, Enfermera de Maternidad
Lilia Silva, paciente
Natalia Hope Cohen, Bebe

Qué:

Después de tener tres hijos, Lilia Silva y su esposo esperaban a su cuarto hijo, esta vez una niña. Cuando Silva tenía 19 semanas de embarazo, una ecografía reveló una anomalía en su placenta. Un especialista en Palm Beach la recomendó para una resonancia magnética, que confirmó lo peor: Silva tenía anomalías de implantación placentaria que amenazaban su vida, que incluían las condiciones de placenta previa y la placenta percreta.

La placenta previa es una condición en la cual la placenta se encuentra baja en el útero y cubre parcial o completamente el cuello uterino, y la placenta percreta es una condición en la cual la placenta se adhiere demasiado profundamente y crece a través del útero, a veces se extiende a los órganos cercanos, como la vejiga. Esta condición puede causar una hemorragia postparto catastrófica, que finalmente le causa la muerte a la madre. Estas condiciones afectan a 1 de cada 300 nacimientos en los Estados Unidos anualmente.

Durante las cuatro semanas posteriores al diagnóstico devastador, Silva trató de encontrar un médico que atendiera su caso, varios médicos la recomendaron al Departamento de Medicina Materno-Fetal de la UHealth en el Women’s Hospital en Jackson Memorial, el cual se especializa en embarazos de alto riesgo.

Un equipo multidisciplinario de médicos de medicina materno-fetal de UHealth – University of Miami Health System, oncólogos ginecológicos de Sylvester Comprehensive Cancer Center, radiólogos, cirujanos vasculares, urólogos, cirujanos especializados en traumas y enfermeras del Jackson revisaron el caso y desarrollaron un plan de acción que involucró un tratamiento relativamente nuevo, que había sido probado una vez antes en Jackson.

“La placenta era como una bomba de tiempo”, dijo Silva. “Estaba en riesgo de sangrar en cualquier momento. No sabía si iba a sobrevivir a la cesárea”.

El plan para salvar su vida involucró a primero sacar a la bebé a través de una cesárea a las 28 semanas y dejar la placenta dentro del útero. Silva luego se sometería a seis semanas de quimioterapia para reducir la placenta, como lo haría un tumor, y disminuir el flujo sanguíneo a través de la embolización. Luego, los médicos realizarían una segunda cirugía, extirparían la placenta y realizarían una histerectomía. La vida de Silva, y la de su bebé, estaba en juego.

La semana antes de su cesárea, Silva se tomó el tiempo de escribir cartas a su hija por nacer y a sus tres hijos, y se preparó para lo que pensó que sería sus última despedida con la familia.

“Le entregué todo a Dios, obtuve un libro y comencé a escribir”, dijo Silva. “Quería decirles cómo ser en la vida, cómo tratar a las mujeres, cómo reaccionar ante las cosas que les sucederían en la vida y cómo comportarse”.

El 11 de diciembre de 2018, Silva se sometió a una cesárea exitosa y no experimentó sangrado abundante. La niña pesaba 3 libras y 2 onzas y fue llevada de inmediato a la unidad de cuidados intensivos neonatales del Holtz Children’s Hospital.

Silva, que había estado hospitalizada desde principios de noviembre, se había encariñado mucho con el personal que la cuidaba y decidió nombrar a su bebé en honor a dos cuidadores del Jackson que causaron una larga impresión en su corazón. Natalia Hope Cohen fue nombrada en honor a la Dra. Natalia Echeverri y la enfermera Antwaunette Hope.

Después de dar a luz al bebé, Silva permaneció hospitalizada y comenzó la quimioterapia durante seis semanas. Cuatro semanas después del tratamiento, una resonancia magnética mostró que su placenta no había cambiado significativamente de tamaño, pero sus niveles de sangre estaban bajando.

El 28 de enero, Silva comenzó a experimentar sangrado abundante. El equipo la llevó rápidamente a la sala de operaciones del Ryder Trauma para una cirugía de emergencia. Silva recibió una transfusión de ocho unidades de sangre durante la cirugía. Un gran equipo multidisciplinario estaba en espera en el quirófano durante la cirugía, que resulto exitosamente. Los cirujanos extrajeron la placenta, el útero, el cuello uterino y las trompas.

El 6 de febrero, después de tres meses en el hospital, Silva pudo ir a casa y reunirse con su familia.

“Fui salvado por la gracia de Dios, y todo el equipo médico que me atendió”, dijo Silva. “Se han convertido en mi familia y estoy muy agradecida por todo el apoyo que me brindaron”.

La bebé Natalia Hope, quien permaneció en la unidad de cuidados intensivos neonatales del Holtz Children’s para continuar creciendo, ahora pesa 6 libras y 4 onzas y se espera que regrese a casa el viernes 22 de febrero. Durante una conferencia de prensa, Silva se reunirá con todo su equipo médico, y compartirá su increíble historia de supervivencia.

Cuando:

viernes, 22 de febrero, 11:00 a.m.

Donde:

Jackson Memorial Hospital
Ira C. Clark Diagnostic Treatment Center, sala 270
En la esquina del N.W. 12 avenida y 19 Calle
Miami, FL 33136

Notas del Editor:

La prensa puede estacionarse afuera del edificio DTC.

Jackson Health System

1611 N.W. 12th Avenue Miami, FL 33136